Wednesday, October 19, 2005

Wilma golpea a Honduras, Caribe mexicano en alerta


El huracán Wilma provocó el miércoles inundaciones en el litoral atlántico de Honduras y enfilaba con fuertes vientos hacia la costa del Caribe mexicano, donde los turistas trataban de escapar.

Los meteorólogos describieron como potencialmente catastrófico al huracán, que ya causó al menos 10 muertes en Haití por deslizamientos de tierra, además de fuertes lluvias principalmente en la costa hondureña, amenazando también a Cuba.

El centro de Wilma se localizaba el miércoles a 435 kilómetros al sureste de la localidad veraniega mexicana de Cozumel, en el mar Caribe, según el último informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Wilma, de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson (en la que 5 es la máxima intensidad), es el huracán más fuerte de toda la historia en el Atlántico en términos de presión barométrica, y barrerá primero las costas de México y Cuba para luego golpear Florida, EEUU, el fin de semana.

El huracán sigue su paso hacia el Caribe mexicano con vientos de 260 kilómetros por hora, por lo que las autoridades iniciaron la evacuación de unas 10.000 personas en la costa del estado de Quintana Roo.

Los turistas hacían cola en el aeropuerto para escapar de sus hoteles de lujo en Cancún, donde se prevé que Wilma llegue el jueves. Pero los vuelos estaban llenos.

"Nosotros vamos a tomar un autobús o un auto, estamos muy decididos", dijo la turista alemana Ulrike Gruber, de 27 años.

Cerca de 5.000 personas -entre ellos muchos turistas- fueron evacuadas de varias islas en Belice ubicadas tras la barrera coralina, donde se practica buceo y en las que las olas podrían llegar a alturas de 2,7 metros.

El huracán no afectaría las plataformas de gas y petróleo crudo de Estados Unidos en el Golfo de México, que fueron golpeadas por los huracanes Katrina y Rita en meses anteriores.

El sol aún brillaba por la tarde en Cancún, uno de los principales focos turísticos del país, pero los residentes estaban preparándose para la tormenta.

Sin embargo, el panorama era distinto en Honduras.

AÚN ES AMENAZA

Los puertos y aeropuertos fueron cerrados en la costa norte de Honduras, a 200 kilómetros del ojo de la tormenta. Las intensas lluvias provocaron inundaciones en poblados de la remota región hondureña de la Mosquitia, habitada por etnias negras y garífunas, según autoridades de prevención de desastres.

Las lluvias provocadas por el huracán Stan hace unas semanas dejaron siete muertos en Honduras, e importantes daños en carreteras y caminos en la mayoría de los 15 departamentos del país.

Debido a las inundaciones, se inició la evacuación de poblados en los departamentos de Gracias a Dios y Colón. Las lluvias eran torrenciales y había encharcamientos el miércoles en La Ceiba, un puerto ubicado en la costa del Atlántico, a 185 kilómetros al norte de la capital, Tegucigalpa.

"Todavía hay una gran amenaza", dijo a Reuters el segundo del Comisionado Permanente de Contingencias (Copeco), Hugo Arévalo. "Tenemos que esperar hasta las próximas 12 horas para decidir si retiramos la alerta roja", agregó.

Autoridades de socorro prevén la evacuación de al menos 10.000 personas en las zonas declaradas en alerta roja en caso de desbordamiento de ríos y deslaves.

En Guatemala, donde el huracán Stan causó -según cifras oficiales- 664 muertos, el servicio de Protección Civil ordenó la revisión de planes de evacuación en seis departamentos del norte del país.

Reuters

0 Comments:

Post a Comment

<< Home